Contamos un cuento junt@s

EL CUENTO_0.jpg
Contamos un cuento junt@s
30/04/2018

Erase una vez…. Un mutante que estaba vendiendo y le gustaba leer libros. A la mañana siguiente se levantó y luego hizo un pulpo de ganchillo para los bebés prematuros. Los hacían cada miércoles en la Biblioteca Pública, una mañana apareció un gato negro  y de ojos azules, pero era un gato que leía como podía porque apenas sabía, así que miraba fotos bajos los focos. Entre las fotos encontró una del mutante, y vio donde vivía, y allí fue para encontrarlo y hacerse amigo… porque pensó que… hacerse amigo es lo mejor que hay. Le regaló unas flores y fueron amigos para toda la vida… Pero el mutante… es mutante y enseguida cambio de forma y se convirtió en un dragón que escupía letras y de repente hipnotizó al gato con sus poderes mágicos y llenó de sabiduría a éste, cerró los ojos, los abrió y descubrió que sabía leer.
Entonces al abrir un libro de cocina de propaganda vio la receta de cómo cocinar un “pulpo de ganchillo”.
Sería un pulpo de ganchillo, pero aderezado con buenos libros, con letras mágicas y una pizca de imaginación. Puso una letra en cada pata y creó un diccionario pulpero. Y cuando tocaba el papel, palabra que pintaba.
Empezó a escribir sin parar, palabra tras palabra, la imaginación latiendo en cada uno de sus movimientos.
Pero el alma del pulpo acabó encontrándose prisionera en su cuerpo de ganchillo y, transformándose en una tijera de plata, hizo jirones del ganchillo y se convirtió en una araña.
La araña, con sus ocho patas, se bajó al rio Cinca, allí disfrutó de sus bonitas riberas, y además cazó una mosca que le sirvió de almuerzo.
Descubrió unas larvas de mosca negra muy jugosas, se zampó un buen puñado… Se atragantó y empezó a sacar palabras de colores, convirtiéndose en un bonito arco iris. Un arcoíris que se podía ver por todas partes del mundo… era de tantos colores como palabras hay en el planeta y brillaba tanto que llegó a explotar en lluvia de colores sobre la gente que pasaba por la ciudad, pintado la vida de la gente de mil colores para alegrar sus días grises. Pero de repente, un rayo cayó en la ciudad y por la fuerza del rayo la araña se convirtió en una rosa.
Entonces llegó un príncipe y le regaló la rosa a la princesa… y la llevo a comer pulpo de ganchillo. El pulpo estaba muy rico y se comieron todo el pulpo del restaurante.
Pilló una indigestión y el pulpo sobrevivió saliendo arrugado y sucio por el tercer ojo. Aunque el pobre pulpo sabe que los cuentos con buenas intenciones siempre terminan bien…o no…
Pero llegó el dragón que se quería comer al pulpo, aunque tenía un problema, no sabía nadar…
“Pues ven a buscar mi flotador” – le contestó la princesa.
“aunque ten cuidado no lo pinches porque no tengo otro”
Pues… el flotador se pinchó y el príncipe… se hundió, así  que fue la princesa quien lo rescató y quien decidió que su primera misión era enseñar al príncipe a nadar.
Aunque a nadar no aprendió, bucear si pudo, lo que hizo que descubriera un maravilloso mundo submarino.
Y decidió quedarse una “temporadita” por allí. Pero ya se empezó a arrugarse la piel tanto rato al agua así que decidió volver a la tierra y se encontró con el pulpo de ganchillo llorando. Después de charlar un buen rato y tomando un café, se hicieron amigos. Quedaron en verse al día siguiente para seguir compartiendo experiencias y, desde entonces, no se han separado…
Este cuento continuará… pero esa es otra historia que seguirá……… ¡¡¡en otra ocasión!!!!
 
GRACIASSSSSSSSS A TOD@S LOS QUE HAN COLABORADO!!!
“La fantasía no tendrá fin mientras en algún lugar del mundo haya gente con imaginación, con sueños y con nuevos proyectos” (Walter Elias Disney)
 
Asociación Personas con Discapacidad “Virgen del Pilar”(Fraga)

« septiembre 2018 »
LunMarMiéJueVieSábDom
12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

8ª Caminata Popular Pre-Pilar

Patrocinados

Diputación Provincial de Huesca

ACBP

Fundación ONCE

Ibercaja

Enlaces

Cocemfen

ECOM

Obra Social La Caixa